Aprender Técnicas de Fotografía de Retratos

Algunos Consejos y Técnicas para realizar un Retrato Profesional


A diferencia de otras formas de fotografía, la fotografía de retratos tiene varios elementos que debes considerar y que van más allá de lo técnico. No hay reglas muy complicadas, cualquier persona puede ser un buen modelo, y cualquier cosa que revele su personalidad puede crear un buen retrato. Considera estos pequeños detalles la próxima vez que encuentres un sujeto potencial para retratarlo y lograr que tu fotografías pasen de ordinarias a espectaculares.

La regla principal en un retrato es que la fotografía capte la esencia y personalidad de la persona.

En el Curso Completo en Fotografía Profesional del New York Institute of Photography (Instituto de Fotografía de Nueva York) aprenderás esto:

“Todo retrato es una fotografía de una persona, pero no toda fotografía de una persona es un retrato”.

Pequeños trucos técnicos.

1.  No olvides el fondo:

Muchas veces al enfocarnos en nuestro protagonista, olvidamos todo lo que lo rodea; sin embargo esto puede aportar mucha información, tanto para bien, como para mal.

Hay que decidir si va a ser parte de la historia que queremos contar o no y de que manera.

Inclúyelo si tiene información relevante a lo que quieres decir. Puede ayudarte dando contexto o guiando la mirada hacia tu punto de interés. Pero no permitas que contamine tu fotografía (como un peatón no deseado o algún color que contraste a la distancia y distraiga la atención al personaje central).

Hay maneras en que puedes controlar la participación del fondo con distintas aperturas y longitudes focales (distancia focal) para lograr una mayor o menor profundidad de campo:

Retrato en locación con fondo relevante

Más info...

Incluir objetos en el fondo del retrato, enriquece la historia de lo que quieres transmitir de tu sujeto. En este caso Alex Palma, graduado de EDLatam y NYIP, resalta la profesión de la modelo incluyendo sus utensilios de trabajo.

Incluir objetos en el fondo del retrato
© Alex Palma – Graduado EDLatam – NYIP

Con aperturas más cerradas (valor f/alto – f/16 o f/22) logras una mayor profundidad de campo, o dicho de otra manera, más distancia enfocada entre tu punto de enfoque principal y los planos posteriores y anteriores, logrando mayor nitidez en el fondo. También, dentro menor es la distancia focal de tu lente, mayor facilidad para mantener enfocado el fondo.

Con aperturas más abiertas (valor f/bajo – f/4, f/2.8 o menor) logras una menor profundidad de campo, desenfocando con mayor facilidad el fondo. Igualmente, dentro mayor la distancia focal de tu lente, mayor desenfoque se presenta hacia atrás y hacia el frente del punto de foco central.

Combinando apertura y distancia focal, puedes tener mayor control sobre la información que incluyes en tu encuadre. Puedes jugar con tu distancia focal y “alejarte” con un ángulo más abierto para así incluir más del fondo de la historia.

Chica con flores

Cuando tu fondo no es relevante, puedes abrir tu apertura (valor f/bajo) para así acortar tu profundidad de campo y no permitir que tu lente enfoque un área muy extensa. En la fotografía de la izquierda el fotógrafo decidió desenfocar el fondo, abriendo su apertura y utilizando una mayor distancia focal para “acercarse” más a la modelo.

2. Cuida la mirada

En fotografía de retratos “la ley de la mirada” es un clásico y un concepto sumamente importante para la composición, esta regla habla de dejar más espacio en tu encuadre del lado a donde se dirige la mirada de tu modelo, procurando ubicar dicha mirada en el tercio contrari. Así tu imagen aparece más equilibrada y natural.

Ejemplo en donde no se da espacio a la mirada

Más info...

No otorgar espacio a la mirada en una fotografía, por lo general ``corta`` el equilibrio y el balance de la imagen. En este ejemplo, Alex Palma, antes de estudiar su curso de fotografía, comete un error común.

No dar espacio a la mirada, des-balancea la imagen. Un error común que puedes corregir a partir de hoy.
© Alex Palma – Estudiante de EDLatam (Iniciando el curso)

Mirada ubicada en tercios

Más info...

José Parés Lamas, graduado del NYIP y EDLatam del Curso Profesional de Fotografía, en esta imagen ubica al sujeto en el tercio derecho, dejando la mirada en el tercio superior para balancear la orientación de la imagen.

Aunque los ojos están cerrados, el fotógrafo otorga espacio hacia a el lado opuesto, tanto vertical, como horizontal.
© José Parés Lamas – Graduado y Tutor EDLatam – NYIP

¿Qué dice su mirada? Puede dirigirse a la cámara o a otro lado, tal vez viendo algo dentro del encuadre o creando un cierto misterio viendo algo que tu no puedes ver, fuera del encuadre.

Retratos en donde el sujeto o sujetos dirigen su mirada hacia algo que está visible dentro del encuadre, tienden a contar una historia, creando una conversación con quien sea o lo que sea que está incluido en la fotografía.

No olvides enfocar los ojos. Si éstos son los que van a contar la historia con la mirada, asegúrate de que estén bien enfocados. Si tu sujeto se encuentra de perfil o de ¾, sobre todo cuando trabajas con aperturas grandes (menor profundidad de campo), procura enfocar al ojo que este más cercano a la cámara y ubicar este ojo en el tercio de tu encuadre (el ojo posterior quedará más cerca del centro de la fotografía).

Ejemplo enfocando el ojo cercano a la cámara

Más info...

Elkin Castaño, fotógrafo graduado del Curso de Fotografía del NYIP, en este retrato de la modelo, enfoca nítidamente el ojo izquierdo (más cercano a la cámara) y lo ubica en el tercio superior derecho del encuadre.

Enfocando el ojo más cercano a la cámara, ubicándolo en tercios.
© Elkin Castaño – Graduado de EDLatam – NYIP

Enfocar la mirada con nitidez, es clave en el 99% de los casos.

3. Mantente al mismo nivel.

Es un error muy común, sobre todo al fotografiar niños, no “bajarnos” al nivel del sujeto. Seguro has visto muchísimas fotos de niños volteando hacia arriba para ver la cámara. No es una regla “tajante” el siempre mantenerte al mismo nivel que el sujeto fotografiado, pero debe ser tu punto de partida, pues la posición de la cámara con respecto a la mirada del sujeto, altera en forma importante el mensaje que se transmite.

Un retrato tomado de abajo hacia arriba (donde la cámara está debajo de la mirada del sujeto) transmite fuerza, virilidad o superioridad y hace a tu sujeto verse “más grande”.

Por el contrario, una fotografía en donde la cámara se posiciona arriba de la mirada del sujeto, produce el efecto contrario, haciendo ver a la persona ya sea más débil, frágil o humilde, o si está alegre y sonriendo, más afable, más “humana”. Siendo conciente de los efectos que el ángulo y posición de la cámara crea en tus fotografías, puedes enfatizar la personalidad y el mensaje que quieres transmitir en tus retratos.

Observa los siguientes ejemplos de la misma modelo, y analiza cómo la posición de la cámara modifica el mensaje que quieres transmitir en cuanto a su personalidad.

Mujeres conversando y viendo objeto blanco

Más info...

Luisa Martínez, estudiante de EDLatam - NYIP incluye aquí objetos observados por las personas que aparecen en la fotografía, facilitando al observador imaginar una historia.

Incluir objetos observados por el sujeto, cuentan una historia.
© Luisa Martínez – Estudiante EDLatam – NYIP

En algunos retratos podrás enfocar en otras partes de la foto si así lo deseas, todo depende de lo que quieres transmitir, pero en el 95% de las situaciones, un buen retrato tiene la mirada en foco perfecto. Si no estas seguro, siempre enfoca a los ojos.

Ejemplo en donde el sujeto del retrato está fuera de foco

José M. Angulo, fotógrafo estudiante de EDLatam ejecuta con éxito el reto de realizar un auto-retrato en donde él, como sujeto retratado, no está enfocado.

Ejemplo en donde la mirada y el sujeto no están enfocados.
© Juan M. Angulo – Estudiante EDLatam – NYIP

Ejemplo de fotografía bajando la cámara al nivel del sujeto

Más Info...

Bajar al nivel del sujeto, sobre todo con niños, captura mejor su personalidad.

Bájate al nivel del sujeto.
© Alex Palma – Graduado EDLatam

Ejemplo de posición de cámara baja

Más Info...

Toma de abajo, resaltando el aspecto ``fuerte`` de la personalidad de la chica.
(© George Delgado - Mentor del New York Institute of Photography)

Posición de la cámara debajo de la mirada.
© George Delgado – Tutor del NYIP

Ejemplo con posición de cámara arriba

Más Info...

Toma de arriba resaltando la parte ``afable y tierna`` de la personalidad de la modelo.
© George Delgado - Mentor del New York Institute of Photography

Posición de la cámara arriba de la mirada.
© George Delgado – Tutor del NYIP

¡Cuidado! La posición de la cámara altera el mensaje que quieres transmitir.

Analiza y transmite realmente la personalidad de tu personaje.

Como dijimos al principio, un buen retrato no sólo se trata de hacer a alguien verse bien; puedes vestirlo, maquillarlo y seguir todas las reglas y técnicas, y aún así no transmitir ninguna emoción. Un retrato debe de manifestar lo que tu modelo es, no sólo verse como salido de cualquier revista. Cada retrato debe ser un pequeño bocado de toda la historia que se quiere contar.

1.  Habla con ellos:

A veces tendrás que trabajar con extraños y sólo podrás capturar pequeños momentos o expresiones. Por eso es importante saber, aunque sea un poco, sobre ellos; luego tu debes decidir lo que quieres mostrar, dependiendo de cómo entiendas su perspectiva y forma de pensar. Puedes ayudarlos a relajarse, dejándolos compartir alguna pasión suya, animando así sus expresiones faciales. Trata de incluir, de manera conceptual o directa cosas que hablen de su historia, puede ser desde su pose, hasta un objeto que estén sosteniendo. Si se trata de un desconocido no te limites, tiene todo un entorno que lo rodea que puede hablar mucho de él, sólo procura posicionarlo adecuadamente en tu encuadre y cuidar los detalles que mencionamos antes.

2.  Ve más allá de su rostro:

Normalmente lo primero que pensamos para retratos es ver directamente a la cara. Sin embargo, sus manos, cabello, piernas o hasta su espalda pueden decir mucho. Piensa en las manos de un granjero, o los pies de una bailarina. Enfócate en qué es lo que define a tu protagonista, aún si eso es algo escondido fuera de su rostro. Puedes retratarlos haciendo algo que aman, aunque sea cotidiano. Cocinando, preparando su taza de café o arreglando el jardín. Este tipo de actividades pueden relajar y distraer a tu modelo y ayudarte a ti a tener una historia más completa.

3. Ayúdalos a relajarse, distráelos, espera:

Es raro encontrar a alguien que se sienta inmediatamente cómodo frente a una cámara, a veces un poco de distracción puede ayudar. Puedes darles algo que ver o pedirles que dirijan su mirada hacia una dirección que no sea hacia tu cámara, o darles algún objeto con el cuales distraerse algunos minutos.

Fotógrafo conversando con la modelo

A veces, es inevitable que la cámara sea notoria, tener una caja enfrente de tu cara no suele ser la mejor manera de interactuar con alguien. Intenta esto, prepara tu cámara, con el enfoque y exposición que deseas y deja de usar tu visor, en su lugar, dale pequeños vistazos a tu pantalla para asegurarte de una buena composición. Esto te permitirá observar a tu sujeto e incluso conversar con él, ayudándolo a relajarse y a sentirse menos “observado”. También te permitirá (más discretamente) esperar el momento perfecto, gran parte de una buena fotografía, es saber esperar para el momento perfecto, como una pose o una expresión que transmita mucho.

Iluminación, Dirección de la Luz, Contrastes:

La iluminación en un retrato juega un papel sumamente importante, por ello los mejores cursos de fotografía como el Curso Completo en Fotografía Profesional del NYIP con EDLatam, dedican lecciones completas a la iluminación de estudio, ya que puedes lograr transmitir mejor la personalidad del sujeto como en estos ejemplos:

Retrato en Locación

Más Información...

Retrato en locación con luz natural
© L. Stilson - Estudiante del NYIP

Retrato en locación con luz natural.
© L. Stilson – Estudiante del NYIP

Retrato de alto contraste con luz de ventana

Más Información...

Ejemplo de retrato en estudio con iluminación de alto contraste. Luz natural de ventana.

Retrato en estudio con luz natural.

Retrato con alto contraste

Más Información...

Ejemplo de retrato en estudio con iluminación artificial de estroboscopios con alto contraste (ratio) y luz de relleno.

Retrato en estudio con luz artificial.

No hay formula perfecta para un buen retrato, finalmente cada persona es diferente y existen muchos buenos retratos con historias detrás, esperando a ser creados. Sólo recuerda ser paciente, tener determinación y conectarte con tus protagonistas. No se trata de hacerlos ver perfectos, sino de mostrar lo que realmente son.

Loading Facebook Comments ...

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.